NetEnt atraviesa fuerte crisis tras el despido de Per Eriksson

April 24, 2018

Algunos cambios, aunque en ocasiones parecen arriesgados son la mejor solución para resolver problemáticas en cuanto al tema financiero se refiere.

Esto es lo que ha ocurrido en NetEnt, quienes han decidido prescindir de uno de sus principales colaboradores y representantes durante los últimos años.

Una salida inesperada

Per Eriksson se desempeñó como presidente y CEO de NetEnt, pero ha sido despedido recientemente, justo después de que la empresa desarrolladora de juegos de apuestas en línea mostrara los resultados financieros para el cuarto trimestre. Los resultados esperados no fueron los más estimulantes para los directivos de NetEnt.

Decidieron dejar ir al presidente y cambiar el curso de sus estrategias para poder retomar el ritmo creciente que había demostrado en el año pasado. Los análisis arrojaron una disminución en las ganancias operativas de un 3.9%, lo que no cumplió con las expectativas de una de las compañías más importantes de la industria.

La solución a esta problemática no será sencilla, pero uno de los primeros pasos que ha tomado la compañía en busca de la estabilización de sus finanzas es la renuncia de Eriksson, a quien se le pidió que abandonara el cargo como director ejecutivo, el cual venía desempeñando desde el año 2012.

En la búsqueda de impulsar nuevamente a la compañía hacia un crecimiento a mediano o largo plazo, el Consejo de Administración tomó la iniciativa de reemplazar al directivo. Por el momento quien ocupará el cargo será la directora financiera Therese Hillman, cayendo sobre ella una fuerte responsabilidad de mantener el ritmo de la compañía y evitar que el descenso continúe amenazando las finanzas de la empresa.

Eriksson tuvo importante participación en la compañía, ya que, alguna de sus contribuciones más importantes llevó a NetEnt a incursionar en el mercado de Estados Unidos y en algunos mercados un poco menos ambiciosos, pero igual de importantes.

El despido de un visionario

La innovación y la creatividad han sido algunas de las principales demostraciones del curso que había tomado NetEnt bajo la dirección Per Eriksson, pero el esfuerzo y entrega que había proporcionado el directivo no han sido bien recompensadas. Ha sido una salida abrupta inesperada, la cual se lleva a cabo en un momento determinante en el cual NetEnt inicia sus operaciones en este 2018.

La compañía ha tenido que realizar sacrificios determinantes, abandonando mercados como Australia, Polonia y República Checa. Esto se debe a la falta de creatividad e innovación debido a las restricciones existentes en estos tres mercados, lo que generó una caída súbita en las ganancias de la empresa.

Los juegos de este desarrollador son muy populares, y ofrecen acceso a juegos gratuitos, jackpots y tienen un extenso catálogo de juegos de mesa, máquinas tragamonedas y múltiples títulos que se han ganado el reconocimiento y respeto de la comunidad de jugadores.

El presidente de la junta, Vigo Carlund ha sido uno de los que se ha manifestado en torno a esta decisión, afirmando que NetEnt necesita un nuevo líder que pueda ser capaz de revertir tendencias.

El mercado de los juegos de apuestas en línea y casinos online han transformado a la industria, creando una estructura operativa donde NetEnt ha demostrado su potencia y alcance, por lo que, después de tanto éxito, no es posible permitirse un descenso en su crecimiento.

La salida de Eriksson ha generado una caída en las acciones de la compañía, algo que es habitual en este tipo de situaciones. Es primordial que se tomen medidas rápidas para regresar la confianza de los operadores e inversionistas que confían en el poder y alcance de NetEnt.